Comentarios de Retazos y puntadas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger

¿Necesitas pruebas de Dios?






"O Jesús, queremos ver de ti una señal". Los escribas y fariseos en la primera lectura de hoy querían una prueba de que el poder de Dios estaba obrando en su mundo.
Nosotros también queremos lo mismo? Le pedimos a Dios que haga algo y luego empezamos a buscar evidencias de que nuestras oraciones están siendo contestadas.Cuando intercedemos por los demás, esperamos que pronto escucharemos buenas noticias de ellos. Nuestras peticiones de oración suelen ir acompañados por un deseo de prueba para saber si Dios nos ha escuchado, se está preocupando o está haciendo algo para mejorar nuestra vida?. 

Pero Jesús dijo: "Una era malvada y adúltera está ansiosa por una señal!" Él nos está dando a entender que es un pecado querer signos. A menudo, Dios nos da señales; que es una de las formas en que se comunica su voluntad para nosotros. El pecado ocurre cuando le desconfiamos, ávido de una señal de que daría prueba de que él nos ama y cuida - en lugar de confiar en su bondad y su compasión que son constantes y eternos. ¿Cuántas veces nos confiamos a una persona y no pasa nada? Muchas veces el problema parece empeorar, ¿verdad? Recuerda esto: Dios nunca nos ignora, ni nos abandona. La respuesta a la oración es un proceso. 

Lamentablemente, debido a las voluntades libres de las personas están involucradas, el proceso podría llevar años. Mientras esperamos, Dios nos invita a confiar más en él. Él quiere que lo elijamos y que recordemos que a él realmente le importamos y que lo que está haciendo es convirtiendo todo en un bien supremo en el que nosotros y nuestro prójimo se puedan beneficiar. 
Jesús me enseñó a pensar de esta manera: Todo depende de un "embarazo" de Dios. Es imposible que Dios sea inactivo. Algunas respuestas a la oración requieren mucho tiempo de incubación, de crecimiento lento en el vientre de amor y misericordia de Dios. 

Y siempre - siempre - una nueva bendición nace de ella. A veces, incluso podría ser gemelos! O trillizos!!! O a lo mejor la única prueba que necesitamos es confiar en la bondad y en la compasión de Dios. Jesús ya dio todo su ser por nosotros: Dios se hizo hombre y murió por nosotros. La resurrección de Cristo es la prueba de que Dios tiene el poder y el deseo de redimirnos incluso de las peores situaciones (Recuerda las señales de Jonás del texto bíblico). 

Cuando le pidamos a Dios una ayuda y no vemos evidencias de que algo ha cambiado para mejor, pensamos que ¿será que nuestro pedido no le interesa? ¿Empezamos a rogar y a suplicar? Sí, yo también lo pienso y lo hago. Y cuando Dios todavía no nos proporciona una prueba, nos frustramos,  preocupamos y luego nos enojamos. Sin embargo, no estemos realmente enojado con Dios. Estamos enojados con una idea limitada de quién es Dios. Del "Dios" que estamos enojado es un falso dios, un dios incompleto, una imagen distorsionada del verdadero Dios

Tenemos que aprender más acerca de quién es Dios realmente. Si Jesús estaba dispuesto a sufrir tanto dolor y morir por nosotros, ¿cómo no ha todo lo que necesitamos de él? Si el Padre nos ama tanto que él resucitó a Jesús de la muerte para que pudiéramos ir con él al cielo, ¿cómo no nos dará también todas las bendiciones que tenemos aquí en la tierra? Piensa en cómo te sientes cuando estás rogando a Dios. Así es como se siente Dios, también! 

Mira en la primera lectura de hoy. Aquí, Dios es el que está haciendo la mendicidad. ¿Qué es lo que Dios está anhelando recibir de nosotros verdaderamente? Sólo que nosotros hagamos lo que es correcto, que lo amamos por encima de todo y que caminemos humildemente con él. ¿Vas a responder a "su oración" de hoy?




Lunes de la semana 16 del tiempo ordinario
21 de julio 2014

Esta reflexión fue copiada con permiso de la autora, Terry Módica, y es utilizada bajo la responsabilidad del grupo católico Reflexiones para el Alma de Miami Fl. Fue publicada por Ministerios de La Buena Nueva, http://gnm.org/ReflexionesDiarias/   © 2014 por Terry A. Módic


Quienes confían en Dios van a ser benditos. Es un principio muy poderoso. Para que haya una prueba de bendición, tenemos que confiar en Dios. Y vamos a hacerlo porque hay una promesa, El prometió que estaría con nosotros y si confiamos en El, vamos a ser benditos.

Lecturas de hoy: 
Miqueas 6:1-4, 6-8 
Salmo 50:5-6,8-9,16-17,21,23 
Mateo 12:38 -42 

Sorpresa Espiritual AQUI

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe por correo esta pagina

Seguidores