Comentarios de Retazos y puntadas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger

¿Le perteneces a Dios?

Nuestros miedos cambian a confianza cuando meditamos sobre lo que significa pertenecer a Dios

 
"El Señor nos hizo y pertenecemos a Él." Esta es la respuesta del salmista al amor de Dios en el salmo responsorial de hoy. 

 
San Pablo nos recuerda en la primera lectura que solíamos estar muertos espiritualmente, siguiendo los caminos del diablo en su reino de la desobediencia en lugar de seguir a Cristo.  Pero Dios, en su misericordia generosa nos dibujó en el regalo de la vida, que él proporcionó cuando Jesús murió por nuestros pecados.
¿Qué hacemos con este regalo de vida?, Pablo continúa diciendo que somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para las buenas obras que él preparó de antemano para que nosotros hagamos. ¿Has descubierto ya lo que Dios ha preparado para que tu hagas? ¿Eres un Católico con propósito, inspirado divinamente? (Este es el tema del documento del Concilio Vaticano II llamado "El Decreto sobre el Apostolado de los Laicos".)

 

Ya que pertenecemos a Aquel que nos hizo, todo lo que tenemos pertenece también a Él. Como Jesús indica en el pasaje del Evangelio de hoy, esto incluye cualquier riqueza que tenemos, ya sea pequeña o grande, financiera o de otro tipo. ¿Por qué almacenar las posesiones y el dinero o habilidades y talentos para nuestro propio uso, cuando Dios tiene un uso más grande de ellos? ¿Qué tienes tu, que Dios quiere compartir con los demás? 

 
Dios no es un papá duro que nos obliga a compartir nuestros juguetes con nuestras hermanas y hermanos. Más bien, Dios es la fuente de nuestra vida y de nuestro dinero y de todo lo que es bueno para nosotros. Él es la fuente de los alimentos que comemos y el techo sobre nuestras cabezas y las computadoras que nos conectan con las Buenas Nuevas digitales. Y él tiene un propósito más grande para todo lo que nos ofrece y tenemos; un propósito más allá de servir sólo a nosotros y nuestras familias.
Si estás enfrentando el desempleo, ¿Le estás pidiendo a Dios como quieres que use tus talentos y tú inteligencia? Si te falta la oportunidad para alcanzar el sueño que siempre has añorado, ¿estás dispuesto a dejar que te mueva fuera de tu zona de confort a algo que de otra manera nunca habrías considerado?
Fuentes materiales como la solución a nuestros problemas son sólo ayudas temporales, no eternas. La ayuda de Dios está aquí, ahora y eternamente. ¿Crees realmente esto? He aquí una manera de medirlo. (¿Seguro que deseas seguir leyendo esto?) ¿Cuánto dinero pones en la canasta de la colecta en la iglesia?
Como quien lleva la canasta de arriba a abajo a los bancos, les puedo decir que la mayoría de los católicos no saben lo que significa pertenecer a Dios. Al parecer, la mayoría de los católicos piensan que Dios es la fuente de los salarios del personal de la iglesia, de los pagos de la electricidad, de la hipoteca, la limpieza de alfombras y de las reparaciones de plomería, y así sucesivamente - sin mucha ayuda de nosotros. Al mismo tiempo, nos olvidamos de que Dios es también la fuente de nuestras propias finanzas.

 

Dios va a enviar un cheque grande del cielo al escritorio del sacerdote para cubrir las cuentas de la parroquia con suficiente saldo para ayudar a los necesitados - pero ¿cómo va a hacerlo, sino por medio de todos nosotros que compartimos lo que él, nos ha dado? 

 

Yo solía tener miedo de que si yo donaba un diezmo (10%) de nuestros ingresos de la familia, al igual que la escritura nos dice, acabaríamos con nuestra casa embargada y nuestro coche embargado. Ahora, date cuenta que el diezmo es el pensamiento del Antiguo Testamento, es el pensamiento del Nuevo Testamento - pensamiento cristiano - es ejemplificado por la comunidad de los creyentes en el libro de los Hechos: Nadie se atribuyó ninguna de sus posesiones como propia, sino que las compartían (lea Hechos 4: 32-35).
¿Cómo es posible este tipo de generosidad? Nuestros miedos cambian a confianza cuando meditamos sobre lo que significa pertenecer a Dios.

Reflexión de las Buenas Nuevas
Lunes de la semana 29 del Tiempo Ordinario
20 de octubre 2014 



 

Esta reflexión fue copiada con permiso de la autora, Terry Modica, y es utilizada bajo la responsabilidad de grupo católico Reflexiones para el Alma de Miami Fl. Fue publicada por Ministerios de La Buena Nueva, http://gnm.org/ReflexionesDiarias/ © 2014 por Terry A. Modica


Lecturas de hoy:
Efesios 2: 1-10
Salmo 100: 1b-5
Lucas 12: 13-21



Síguenos y opina 
Follow us on Twitter  Like us on Facebook

Sorpresa espiritual AQUI

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe por correo esta pagina

Seguidores